Lee este artículo en:

Con ella (China) llegó el escándalo

China lleva unas pocas semanas comprando grandes cantidades de despiece porcino en toda Europa. El precio del cerdo en ese país sufre una espectacular subida.

Viernes 30 agosto 2019 (hace 2 meses 20 días)
1 me gusta

Decíamos en nuestro anterior comentario que la pelota estaba en el aire y esperábamos a ver de qué lado de la red iba a caer. De momento el precio va repitiendo y en agosto subimos un “quasicéntimo”, lo que es muy excepcional (en toda la historia de Mercolleida solamente en 2013 el precio había subido en agosto). La pelota sigue en el aire y gana enteros la opción de que caiga del lado de la subida, como se podrá deducir del resto del comentario.

China lleva unas pocas semanas comprando ingentes y desmesuradas cantidades de despiece porcino (jamones, paletas, pancetas) además de los subproductos tradicionales en toda Europa. Los precios que se consiguen allí son mejores que los europeos y, en consecuencia, todo el despiece porcino se mueve al alza en Europa.

Tradicionalmente China ha tenido una cabaña equivalente al 50% de la cabaña mundial (sí, la MITAD de los cerdos de todo el mundo). Desde hace más de un año la peste porcina africana campa a sus anchas por todo el territorio y es evidente que la producción local se ha resentido. Diversas fuentes apuntan a una reducción superior al 20% del total.

Una simple ojeada a la gráfica del precio de los últimos meses en China (gráfico 1) permite colegir que la situación allá se acerca a la “desesperación descontrolada”. En efecto, en los dos últimos meses el precio en vivo ha subido allí un 40%; en España un modesto 1,10%.

Gráfico 1. Precio del cerdo en China (CNY/kg vivo). Más información en 3tres3/Economia

Todo el mercado europeo de la carne está muy tensionado. Las subidas constatadas y confirmadas hasta el día de hoy en la carne no han sido suficientes: las alzas continuarán y el mercado de la carne y de las piezas se consolidará a un nivel de precios superior al actual.

Toda Europa exporta importantísimas cantidades hacia China, en consecuencia se ha producido un efecto de rotura de stocks en la industria transformadora del Viejo Continente y todo ello en coincidencia con el regreso de la ciudadanía a sus lugares habituales de residencia con el subsiguiente aumento de actividad (el conocido fenómeno de la “rentrée”). El desequilibrio es muy importante y se necesitarán bastantes semanas para que las aguas vuelvan a su cauce.

La actual coyuntura cárnica es clara: subir, subir y, al final, vuelta a subir. No hay escapatoria: subida rápida e importante. La gran industria charcutera europea afronta un verdadero problema: hace falta repercutir los aumentos de la primera materia en los productos finales y la gran superficie no parece estar por la labor. Solamente podemos afirmar, con rotundidad además, que fabricar embutidos para perder dinero no puede ser una opción.

Las subidas firmes y decididas de la carne no se están trasladando (hasta ahora) al cerdo en vivo por varias razones:

  • Estamos en la antesala del otoño y es tiempo de que la oferta crezca por los cerdos retrasados por el calor.
  • El actual nivel del precio ya es considerado bueno (por no decir muy bueno) por parte de la producción.
  • Todos los mercados de nuestro entorno próximo (Alemania, Holanda, prácticamente Francia) están en situación diletantista: esperar y ver, sin ningún movimiento claro al alza.
  • Nuestros cerdos en canal pesan actualmente más de un kilo más (1.200 g concretamente) que el año pasado en las mismas fechas.
  • Esperar y ver desde la cómoda posición actual no parece mala opción.

La totalidad de la producción porcina europea está de enhorabuena: termina el verano con una especie de superpropina inesperada y generosa: se alarga un nivel óptimo de precio y la pervivencia de este nivel está más que garantizada a medio plazo. Está muy claro que el ejercicio actual ofrecerá unos resultados económicos tan extraordinarios que habría que enmarcarlos para el recuerdo histórico más adelante. Esta es la realidad de hoy, gocémosla en plenitud.

El gran Sófocles dejó dicho: “la alegría más grande es la inesperada” y, a modo de corolario, mencionaremos un proverbio persa que dice: “La mitad de la alegría consiste en hablar de ella”.

Guillem Burset

Artículos relacionados

Artículos

China, siempre China27-sep-2019 hace 1 meses 23 días
El precio español lidera los precios europeos02-ago-2019 hace 3 meses 17 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags